Video Publicitario

Para saber cómo hacer un vídeo publicitario, uno de los primeros aspectos a tener en cuenta es saber qué tipo de video queremos realizar.

Las opciones son muchísimas, sobre todo en lo que a técnica se refiere. “Pueden realizarse en imagen real, en animación en 2D, en animación en 3D, Motion Graphics, etc”.

Y a continuación establece las siguientes categorías:

  • Vídeo presentación“Estos vídeos reflejan las actividades de la empresa, sus productos y servicios”, señala nuestro profe. Según nos cuenta, vendrán a ser una especie de “tarjeta de presentación audiovisual”. La idea es explicar la actividad y la esencia del negocio o servicio con imágenes, pero siempre de una forma directa y sencilla.
  • Vídeo de proceso o vídeo corporativo. En este caso, el concepto cambia y se amplía. Sin dejar de lado la inmediatez en la comunicación (hay que llegar al receptor), en estos vídeos “se muestran las instalaciones, las fases de producción y la tecnología utilizada en los trabajos y procesos de la empresa. Permiten dar una imagen de confianza y transparencia, algo muy positivo a la hora de mejorar la comunicación de las empresas con los clientes”, asegura Dioni.
  • Vídeo testimonial. Son todo un clásico en el ámbito de la publicidad audiovisual. “Se trata de que varios clientes satisfechos expliquen cómo ha sido su experiencia, tras haber optado por nuestra empresa para la compra de un producto o servicio en concreto”, describe nuestro profe. La clave: que consigan explicar todos sus puntos favorables. “Así, ellos se convierten en los mejores embajadores de la marca. De hecho, sus opiniones siempre serán más creíbles para el receptor que la información que pueda difundir la propia empresa”.
  • Vídeo formativo. Además del vídeo publicitario como tal, hoy día las empresas apuestan muy fuerte por los audiovisuales en el campo de la formación. Según Dioni, es algo lógico: “los vídeos tienen un gran valor como material educativo, haciendo la tarea de aprender más amena y entretenida en todos los campos de la formación. Y es que cuentan con todas las ventajas de la formación presencial, pero sin ninguna limitación de tiempo o espacio”, señala.
  • Vídeo marketing publicitario: El Spot. De todos los tipos de producciones audiovisuales publicitarias, el spot (o “anuncio”, como se les ha llamado durante décadas…) el más conocido. De acuerdo con nuestro profe, “un buen spot publicitario es el que consigue contar mucho en poco tiempo, y nos invita a obtener información adicional para llegar finalmente a realizar la ansiada compra”, nos describe. “La influencia de un buen spot puede llegar hasta el punto de crear y despertar nuevas necesidades”. Dioni hace especial hincapié en la importancia de la brevedad para este tipo de audiovisuales publicitarios, un requisito imprescindible para conseguir los objetivos propuestos.
  • Vídeo catálogo. En esta última categoría entran los vídeos publicitarios en los que se exhiben y dan a conocer los productos de la empresa. “Lo normal es que exista algún hilo narrativo, así como semejanzas y aspectos comunes con los videoclips. Y por supuesto, no puede falta un gran componente artístico”, nos recuerda Dioni, que indica que estos videos siempre pueden complementarse con el catálogo offline y otras funcionalidades.

Mostrando el único resultado

Carrito de compra